¡Beto, poné orden!

¡Beto, poné orden!

Cuando Mario Ponce trataba de buscar una solución al inconveniente, el salón azul se convirtió en un pequeño desorden con diputados y empleados reiendo por todas partes, golpeando curules y por ahí también se escuchaban gritos de ¡Beto, poné orden!