Teleprensa
Nacionales

El Paisnal recuerda a Rutilio, Manuel y Nelson previo a sus beatificaciones

Cerca de las cinco de la tarde del sábado 12 de marzo de 1977, el padre jesuita Rutilio Grande junto al catequista Manuel Solórzano y al jóven Nelson Rutilio Lemus fueron emboscados y asesinados a ocho minutos de llegar a El Paisnal, al norte de San Salvador. De acuerdo con los reportes adquiridos hasta la fecha, el asesinato fue atribuido a miembros de la Guardia Nacional.

Para los fieles de El Paisnal, la beatificación del sacerdote junto a sus colaboradores es un acto esperado desde hace tiempo. En su pueblo, su muerte, provocada por denunciar injusticias y promulgar acciones en contra del gobierno de turno, no pesa más que sus acciones en vida.

«A él le gustaba compartir, no sólo las ideas ni el evangelio, sino también cuando se trataba de convivencia. Si iba a haber una cena llamaba al más pobre, al más necesitado», señaló Héctor Elias, director de la casa de la cultura de El Paisnal.

Casi 45 años después, Dinora Lemus, la hermana de Nelson, un jóven de 16 años que se congregaba en la iglesia del pueblo de Rutilio, se siente satisfecha por la decisión de la iglesia católica de elevarlo, junto a otros mártires, a los altares mediante una ceremonia de beatificación. “Dios permite este privilegio que le están dando”, mencionó.

De acuerdo con Dinora, siendo una niña de nueve años al momento de la muerte de su hermano, sus padres recibieron muchas condolencias. Entre palabras, logró escuchar una frase que se le quedaría grabada hasta la actualidad.

«Fue un acto triste, doloroso, inesperado (…). Siendo una niña yo no entendía muchas palabras, pero le decían a ella (su madre): ‘sentite tranquila que el privilegio de estar enterrado en una iglesia no cualquiera lo tiene'», comentó.

Mientras Nelson regresaba a su casa en la tarde de ese sábado de 1977, el padre Grande se lo encontró y le dijo que se subiera a su carro para darle un “aventón”. Junto a él se encontraba don Manuel, un hombre que servía como catequista en la iglesia de Rutilio.

«Don Manuel era un campesino muy cercano a la iglesia (…). Nuestra iglesia reconoce el martirio de nuestros catequistas. Fueron muchísimos los catequistas que fueron asesinados, desaparecidos por la represión militar de ese momento», mencionó Alexander Torres, miembro del equipo organizador de la conmemoración en El Paisnal por la beatificación.

Ninguno de los tres pudo regresar a El Paisnal en aquella tarde de marzo, sin embargo, la presencia de sus acciones se siente en la actualidad, mediante murales, imágenes y frases plasmadas alrededor de las plazas del pueblo.

Muchas personas de El Paisnal no asistirán a la ceremonia de beatificación que se llevará a cabo el 22 de enero en la Plaza al Divino Salvador del Mundo, en la capital. Sin embargo, las celebraciones en el pueblo de Rutilio, Manuel y Nelson no faltarán.

«Estamos, durante la semana previa a la beatificación, recibiendo a todas las personas, apoyándolas en las partes de guiado en nuestro municipio. (…). El 22 vamos a tener la concentración en las tres cruces a partir de las dos de la tarde para salir en peregrinación a las tres hacia el Paisnal», explicó Torres.

Posterior a la peregrinación, al menos tres pantallas, habilitadas por la municipalidad, transmitirán la ceremonia. Una vez finalizada la misa, la celebración del pueblo no terminará, debido a que se realizará un acto cultural y se realizará una quema de pólvora.

A lo largo de esta semana, los fieles esperan a más de 10 mil personas que lleguen a acompañar las actividades que realicen en honor a los próximos beatos.

* Fotografías de Mario Rogel

Related posts

“Me dijeron usted tiene cáncer de mama”, la historia de Jenny Cerna

Redacción Teleprensa

Corte de Cuentas presenta aviso a la FGR por impago de Fodes

Mario Rogel

Dagoberto Gutiérrez: “Bukele: presentá tu declaración patrimonial”

Redacción Teleprensa