Teleprensa
Internacionales

Nicaragüenses en Europa piden no reconocer un gobierno de Ortega tras elecciones

Barcelona – España (Voz de América)

Los nicaragüenses residentes en Europa anticipan que el actual mandatario, Daniel Ortega, será reelegido en las elecciones del próximo 7 de noviembre, pero señalan que su gobierno “no debería ser reconocido” por la comunidad internacional ni la Unión Europea.

Lester Martínez, un nicaragüense radicado en Suiza, vive con preocupación la crisis política, social y económica de su país natal. Para apoyar a sus compatriotas, es representante de la Unidad Azul y Blanco (UNAB) ante Naciones Unidas y Suiza, e integrante de SOS Europa, una asociación sin ánimo de lucro que lucha por los derechos de los nicaragüenses.

“Es algo terrible en todos los sentidos, nunca pensamos que fuera posible una repetición de ese episodio. Daniel Ortega había prometido corregir los errores de los años 80, y decía que volver al poder en democracia no iba a ser lo mismo que en un contexto bélico y de guerra fría como era en aquellos años”, dijo a VOA.

Añade que, de cara al 7 de noviembre, fecha en la que Daniel Ortega buscará su quinta reelección, los integrantes de SOS Nicaragua Europa están organizando actos a nivel mundial para mostrar su rechazo al proceso electoral: “Se eliminó toda posibilidad de competencia real”, dijo en referencia a los encarcelamientos de más de 30 opositores desde el mes de junio.

Por otro lado, Martínez apoya la decisión de la UE anunciada este mes de extender sanciones individuales a funcionarios del gobierno de Ortega. Dijo que cree que la propia comunidad internacional percibe que “no existe una oposición”.

“No logran interpretar que haya una unidad que sea coherente y que lleve un mensaje” explicó. “Creo que no tienen clara cuál va ser la medida exacta para aplicarle al régimen en enero, cuando Ortega tome el poder de manera oficial”.

Scarlett Sandino es originaria de la capital nicaragüense y está radicada en Alemania desde 2012, tras casarse con un ciudadano de ese país.

Desde la nación europea, se muestra intranquila por los familiares y amigos que se encuentran en Nicaragua: “Es tremendo (…) Siempre hay preocupación”.

Califica las próximas elecciones como un “gran teatro” organizado por Ortega a través del cual “resultará ganador”.

“Está claro que se va a quedar, es una dinastía, una dictadura”, agregó. Por otro lado, destaca el temor que tienen muchos nicaragüenses de “alzar la voz” y afirma entender que los políticos de la nación centroamericana tengan miedo a ser opositores: “Nadie quiere, todo el mundo tiene miedo”, dijo.

Vaticina que los comicios traerán un panorama “poco alentador”, sobre todo a nivel económico: “Los precios de la vivienda y la canasta básica van a subir, y el salario se quedará igual. Los pocos empresarios que hay, pienso que se van a terminar yendo. Pienso que nos encaminamos como Venezuela, con el problema de la superinflación”.

A su parecer, potencias como Alemania deberían realizar acciones más contundentes para paliar la crisis nicaragüense: “No sé por que a estas alturas, en el siglo XII, podemos ver que puede haber una dictadura frente nuestros ojos y que nadie pueda hacer nada”.

Geni Gómez, originaria de Madrid, se instaló en Nicaragua en 1991. Aunque llegó al país centroamericano para trabajar de manera temporal, el espíritu de la Revolución y el movimiento feminista la impulsaron a quedarse.

Tras conseguir la nacionalidad nicaragüense, en 2018, durante un viaje a España para visitar a su familia, decidió que, a causa de la escalada de violencia y represión en Nicaragua, “no había condiciones” para regresar, por lo que se instaló de forma indefinida en Madrid.

Desde allí, señala la “gran diversidad” de la diáspora nicaragüense que se encuentra en Europa y destaca el papel de organizaciones como “Feministas de Madrid por Nicaragua”, de la cual forma parte.

Según datos del Banco Mundial, en 2020 había casi 3.360.000 mujeres en Nicaragua. Y aunque Geni explica que la presencia del colectivo no ha sido mayoritario en las candidaturas de los últimos procesos electorales, defiende “el rol activo” de las mujeres, en especial el de las feministas.

“Hemos luchado siempre para que tengamos propuestas transformadoras que den respuesta a los intereses y a los derechos de las mujeres”, dijo. Y aunque el país cuenta con una figura femenina en la vicepresidencia, Rosario Murillo, la primera dama, Gómez declara: “No nos representa en ningún sentido”.

Por otro lado, opina que “no es que el día de las elecciones se vaya a dar un fraude, sino que el fraude comenzó hace mucho tiempo”, y subrayó la detención de candidatos presidenciales y las torturas a las que son sometidos, así como la prohibición de partidos políticos independientes.

“Nosotras [las feministas] queremos que haya elecciones para salir de esta crisis, pero queremos que sean en condiciones democráticas y que garanticen pluralidad, transparencia y seguridad” concluyó.

Francis Ruiz es originaria de Managua y llegó a Francia en 2017, coincidiendo con el inicio del cuarto mandato de Daniel Ortega.

Un episodio en el entorno laboral en Nicaragua fue el motivo que la impulsó a dejar la nación que la vio nacer y mudarse a Francia. Se encontraba trabajando para una institución estatal y su contrato de trabajo se retrasó. Cuando fue a hablar con el responsable de Recursos Humanos, para preguntar qué pasaba, sintió “la necesidad de mostrar cierta simpatía hacia el partido del Frente Sandinista o indicar que tenía ciertas afinidades o conocidos en el partido. Luego de haber mostrado esta simpatía, el contrato llegó”.

“Eso me indicó que las cosas en Nicaragua se iban a poner muy feas”, dijo.

Ahora es una de las integrantes de SOS Nicaragua Francia, una de las organizaciones que surgieron en Europa tras las protestas de 2018 y que marcaron un antes y un después en la historia del país: “Nuestro grupo se formó como apoyo y denuncia de lo que estaba pasando en Nicaragua” explicó.

Realizan actividades como manifestaciones, coloquios y foros. Señala que hay alrededor de 50 adheridos al grupo, la mayoría de los cuales poseen tanto la nacionalidad nicaragüense como la francesa.

“Muy mal, con gran desesperanza y muchísima cólera”, dijo sobre cómo se vive desde Francia el proceso electoral de noviembre en Nicaragua. Detalla que esperaba que los comicios “pudieran abrir el camino para la resolución cívica del conflicto”, deseo que se desvaneció tras el inicio de las detenciones de líderes opositores por parte del gobierno:

“No podemos hablar de elecciones, porque no hay nada que elegir», dijo.

Ruiz espera que después del 7 de noviembre la comunidad internacional no reconozca al gobierno de Daniel Ortega. Cree, además, que potencias como la UE deberían realizar acciones como detener el financiamiento hacia Nicaragua y apoyar a los “nicas” que están en el extranjero, sobre todo a los que se encuentran en Costa Rica: “Se ha vuelto la base de los liderazgos que aún están libres pero que están en el exilio y allí están viviendo situaciones muy precarias”, concluyó.

Related posts

La Asamblea General de la OEA en Guatemala será de forma virtual

André Sandoval

El coronavirus de Wuhan supera el número de casos del SARS, ya son más de 7.000 afectados

Redacción Teleprensa

Detección temprana del autismo

Redacción Teleprensa