Teleprensa
Internacionales

EE. UU. promete diálogo y presión internacional ante “deterioro democrático” en El Salvador

El enviado especial del Departamento de Estado para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, se reunió el miércoles con cerca de un centenar de salvadoreños que le expusieron sus preocupaciones por lo que consideran una “ruptura de la democracia” en el país centroamericano, según informó La Voz de América.

El funcionario delegado por la administración del presidente Joe Biden para la región dijo que EE. UU. sigue de cerca “con mucha preocupación” los acontecimientos, como la remoción de jueces y del Fiscal, entre otros, y que sopesa las acciones a tomar para que las eventuales sanciones no afecten a la población.

Aclaró que EE. UU. está comprometido e​n instancias como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para condicionar la cooperación​ en préstamos para El Salvador supeditados al respeto a la democracia y transparencia.

El gobierno salvadoreño continúa en negociaciones con organismos multilaterales para cubrir el déficit fiscal en las apretadas finanzas públicas agudizadas con la crisis económica por la pandemia. Las políticas económicas como la introducción del bitcóin no muestran resultados de mejora en la deteriorada economía, según han señalado analistas económicos desde el país centroamericano.

Desde que el presidente Nayib Bukele asumió el poder en junio de 2019 y cuando el oficialismo tomó control de la Asamblea Legislativa –en mayo reciente- se han registrado acciones “autoritarias y antidemocráticas”, como la destitución de jueces, señaladas por la Organización de Naciones Unidas, la Unión Europea y otras instancias de la comunidad internacional, según denunciaron.

Para Zúñiga es claro que las tendencias autoritarias están en boga en la región y puso como ejemplo el cercano caso de Nicaragua.

“Llevar a cabo los cambios que quieren muchos salvadoreños en mejoría de la gobernanza se alcanza a través de la democracia. Hemos visto ejemplos de tendencias preocupantes en otros países como Nicaragua”, dijo Zúñiga al abrir el diálogo que los participantes consideran clave para coordinar esfuerzos al ser en su mayoría los presentes ciudadanos naturalizados estadounidenses.

Durante el acto, celebrado en Washington DC, le fue entregado a Zúñiga un pliego de peticiones para que EE. UU. las tome en cuenta para desconocer a funcionarios “impuestos fuera del marco legal”, como la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, instalada fuera de los procedimientos de la ley el 1 de mayo por el oficialismo, al deponer a los titulares antes del tiempo establecido, así como también al fiscal general de la república, entre otras acciones.

Ricardo Zúñiga dijo que para EE. UU. es vital que todas las fuerzas políticas y de sociedad civil salvadoreña sean representadas por las instituciones y que se debe garantizar el balance de poderes que es clave para la convivencia democrática “para evitar esa concentración que ya tenemos claramente en mente como un fracaso para cualquier sociedad que cae en esa situación tan preocupante”, acotó Zúñiga.

Participantes de la reunión, como el abogado Luis Parada, experto en litigios internacionales, comentó a Voz de América que la reunión surge como un espacio para entablar un canal urgente de comunicación directa con la Administración Biden y que se tome en cuenta a los salvadoreños en Estados Unidos.

“Un mensaje de mucha contundencia que ha habido (en esta reunión) es de pasar de la preocupación a la acción, y esa acción tiene que ser de parte de nosotros como salvadoreños en el exterior, así como la administración, de saber que la democracia es mucho más que ir a elecciones, que es el respeto a la constitucionalidad y al estado de derecho”, opinó Parada al concluir el encuentro.

La salvadoreña Andrea Chamagua, quien tomó el micrófono para moderar el diálogo entre sus compatriotas con el funcionario del Departamento de Estado, sostuvo que el “deterioro” de la situación institucional en El Salvador “ha enturbiado” también la base económica donde los salvadoreños migrantes en Estados Unidos son base importante con las remesas.

“La preocupación mayor es que todos los salvadoreños en el exterior son los que mantienen la economía de El Salvador a través de sus remesas y hay una preocupación latente ante los diferentes cambios que se están dando, cambios a nivel judicial, a nivel ejecutivo, cuestiones económicas como el bitcóin, vemos cómo estas decisiones están poniendo turbio el entorno económico de nuestro país y todo eso genera preocupación”, dijo Chamagua a la Voz de América.

Consideró que la reunión con Zuñiga fue fructífera al abrirse un compromiso de seguir en pláticas y vio como positivo que las eventuales acciones que tome EE. UU. para presionar al gobierno salvadoreño estén pensadas para no afectar a la población, que a su juicio ya sufre en carne propia la problemática interna del país.

Related posts

Google publicará diariamente doodles con juegos interactivos

Redacción Teleprensa

El agresor del Pentágono atacó «sin mediar provocación» según FBI

Mario Rogel

Donald Trump revela el plan de paz de EE.UU. para el Medio Oriente

Redacción Teleprensa