Teleprensa
Nacionales Política

EE. UU. y UE abogan por restablecer la Sala de lo Constitucional y fiscal general

Con reportes de la Voz de América

El enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, y el embajador de la Unión Europea en El Salvador, Andreu Bassols, abogaron por restablecer la Sala de lo Constitucional y al fiscal general, destituidos el 1 de mayo por la Asamblea Legislativa, afín al presidente Nayib Bukele.

Zúñiga se reunió con el presidente Bukele al término de su viaje a El Salvador. Esta es su segunda visita en un mes y estuvo motivada por la destitución de los magistrados y del fiscal, confirmó a periodistas, lo que se enmarca en la agenda del Gobierno de Joe Biden «para el mejoramiento y atender los intereses que compartimos acerca de la creación de prosperidad, de esperanzas, de empleo, de fortalecimiento de la seguridad y de la buena gobernanza en Centroamérica”.

Zúñiga se reunió además con el presidente de la Asamblea, Ernesto Castro, y con miembros de la sociedad civil salvadoreña para hablar sobre la crisis política que atraviesa el país centroamericano.

«Nosotros pensamos que las acciones del 1 de mayo no contribuyen al esfuerzo estadounidense (de una agenda de prosperidad y buena gobernanza) porque no están en cumplimiento de la Constitución salvadoreña ni del procedimiento legal», dijo Zúñiga en el último día de visita.

Los congresistas salvadoreños destituyeron a los magistrados y al fiscal general Raúl Melara en su primer día de legislatura. La bancada que votó por las destituciones fueron las de Nuevas Ideas, dirigido por Xavi Zablah Bukele, primo del presidente Bukele; Gana, partido que llevó a Bukele al Ejecutivo; PCN y PDC.

Zúñiga dijo que su visita al país buscó «entender todos los puntos de vista acerca de los acontecimientos del 1 de mayo». Además, dijo que, a criterio de Estados Unidos, El Salvador debía regresar a «las condiciones del 30 de abril». Reiteró que «Estados Unidos declaró que estaba inconforme con esa decisión, pensábamos que no se había cumplido dentro del marco de la Constitución. Seguimos pensando lo mismo. (…). Pero pude hablar con diferentes actores de la sociedad, inclusive con el presidente Bukele, para entender todos los puntos de vista».

El embajador de la Unión Europea en El Salvador, Andreu Bassols, también abogó por restablecer la Sala de lo Constitucional y el fiscal general. «Estamos convencidos de que la mejor solución a la crisis que se ha abierto es volver a la situación anterior, respetar el equilibrio de los poderes y la independencia del poder judicial y del fiscal», dijo en el programa radial Pencho y Aída.

Pero Ernesto Castro, presidente de la Asamblea y diputado de Nuevas Ideas, dejó claro el 11 de mayo, tras reunirse con Zúñiga, que los legisladores no van a retroceder en su decisión de destituir a los jueces y al fiscal general.

El mismo Bukele dijo en su cuenta de Twitter que «los cambios» son «irreversibles». Poco después de las declaraciones de Zúñiga y Bassols, el mandatario tuiteó: «Para las voces que aún piden que volvamos al pasado. Con mucho respeto y cariño: los cambios que estamos realizando son IRREVERSIBLES. No vamos a volver al pasado, iremos hacia el futuro. Quisiéramos que nos acompañaran, pero si no lo desean, los comprendemos. Bendiciones».

EE. UU. evaluará cuáles serán sus siguientes pasos

El enviado de Biden dijo que entregará la información recopilada al Congreso estadounidense y la Casa Blanca para «analizar y determinar los próximos pasos», y que será la vicepresidenta Kamala Harris quien definirá la agenda para El Salvador y Centroamérica.

El 4 de mayo, Harris dijo que Parlamento salvadoreño actuó para «socavar la Corte de mayor instancia de la nación” por lo que Estados Unidos debía “responder».

Más de doce organizaciones de la sociedad civil pidieron a Zúñiga, a través de una carta, interceder ante el presidente Bukele y la Asamblea para restaurar el orden constitucional en El Salvador. Pero Zúñiga dijo que esa es una decisión del país centroamericano.

«La comunidad internacional tiene una visión y esa preocupación la compartimos bastante socios internacionales. Entendemos que son decisiones que pertenecen a El Salvador. Nosotros solamente tenemos que mostrar y enfatizar nuestra preocupación que estas acciones no contribuyen a un esfuerzo que sí tenemos compartido».

En Estados Unidos viven al menos 2.3 millones de salvadoreños. Unos 140,000 amparados bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), otros bajo la residencia o ciudadanía; y la mayoría vive en condiciones irregulares.

Related posts

Jorge Schafik Hándal: “El gobierno ha agarrado el estilo de levantar cortina de humo ante los fracasos”

Nora Moreno

Desarticulan banda de extorsionistas y narcotraficantes

Redacción Teleprensa

Bukele rechaza propuesta de sociedad civil de independizar a la CICIES del Ejecutivo

André Sandoval