Teleprensa
Cultura Nacionales

Penitentes llegan a la Iglesia El Calvario a través de la “Calle de la Amargura”

Desde la Parroquia San Esteban hasta la Iglesia El Calvario – ambas ubicadas en la sexta calle oriente y poniente, respectivamente – los feligreses penitentes, con los pies descalzos y los ojos vendados, realizan un recorrido en la “Calle de la Amargura” para conmemorar la pasión de Cristo. Dicha tradición católica se realiza con el objetivo de agradecer o solicitar un favor con un acto de sacrificio, simulando parte del sufrimiento de Jesús al momento de su captura.

Eliseo Merino, presidente de la Asociación Vía Crucis de la Parroquia El Calvario, comentó a Teleprensa que la tradición tiene al menos cuatro siglos de antigüedad. “La tradición de conmemorar la pasión de nuestro señor jesucristo en la calle de la amargura en el centro de la capital data más de cuatro siglos y junto a ello siempre ha habido la tradición de los jueves santo que hay penitentes”, dijo.

Merino recalcó que los feligreses realizan penitencias simulando parte del sufrimiento de Jesús. “El significado de los penitentes es muy simbólico. Cada persona trata de hacer un tinte o un poquito de lo que Jesús sufrió y como él estuvo vendado algunos optan por hacer penitencia con los ojos vendados, como Jesús estuvo atado de sus manos, lo hacen también”, comentó.

Fotografía por Mario Rogel / Los penitentes cargan velas, trigo y rosarios cono símbolo de la pasión de Jesús.

Kenia Mejía, una de las penitentes, comentó entre lágrimas que realizó dicha actividad para pedir resignación y consciencia por familiares perdidos a causa de la Covid-19. “Durante esta pandemia hemos perdido familiares por esta enfermedad… Pidiéndole a Dios que nos ayude a tener consciencia de lo que hemos perdido y también pidiendo que si es su voluntad el señor permite que el país salga de esto, por eso es esta promesa”, explicó.

Mejía aseguró pedir también por las personas que han desaparecido en las últimas semanas. “Por las injusticias también que se están dando en nuestro país, tanto desaparecido, por eso también, o sea, ver que hemos perdido lo más importante que es la fe”, agregó.

Con el mismo fervor llegó Corina Sánchez, quien dio gracias a Dios debido a que el virus no le causó mayor afección. “Yo lo he hecho porque a mi me dio el virus y nos han pasado cosas atrás. En el terremoto del ‘86 quedamos vivas, hace cinco años incendiaron la casa, sobrevivimos once, y hoy en junio, el año pasado me dio la pandemia pero Dios me levantó”, explicó.

La tradición forma parte de las conmemoraciones que realiza la feligresía católica en el marco de la Semana Santa. Mañana se realizarán actos relacionados a la crucifixión y muerte de Jesús.

Fotografía por Mario Rogel / Al llegar, los feligreses oran ante el altar de Jesús cautivo y se quitan la venda.

Debido a la pandemia por la Covid-19, las procesiones y actividades concurridas se han suspendido, por esto, las conmemoraciones que se realizan cuentan con límite de aforo y con medidas de bioseguridad en cada iglesia.

Related posts

Mauricio Vargas:»Reconciliación y castigo no se pueden conseguir los dos a la misma vez»

Redacción Teleprensa

Imponen cerco sanitario en Chalchuapa tras detectar 110 casos de covid-19

Redacción Teleprensa

Defensa de Arriaza Chicas pide recusación de dos diputados para el antejuicio

Mario Rogel