Teleprensa
Economía Internacionales

UE alerta de posible riesgo inflacionario en paquete de estímulo de EE. UU.

Los legisladores europeos están dando la bienvenida al paquete de estímulo del presidente estadounidense Joe Biden en medio de esperanzas de que el paquete de $1,900 billones aprobado por el Congreso de Estados Unidos a mitad de semana también ayude a impulsar sus economías. 

«La ayuda está aquí», tuiteó Biden después de la votación sobre uno de los proyectos de ley de gastos más amplios en la historia de Estados Unidos.  

El presidente de Estados Unidos tenía en mente a los estadounidenses con este mensaje, pero los europeos esperan beneficios indirectos de la legislación, que se aprobó exactamente un año después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara oficialmente la pandemia mundial de coronavirus.

Christine Lagarde, directora del Banco Central Europeo, elogió la propuesta de Biden, conocida como el Plan de Rescate Americano, e instó a los estados miembros de la Unión Europea el jueves a aumentar sus gastos más rápidamente y a reformar sus economías para estimular el crecimiento futuro. La UE aprobó un paquete de estímulo de $857,000 millones en 2020, pero la mayoría de los gobiernos nacionales no comenzarán a recibir el dinero hasta mucho más tarde este año.  

«La gran diferencia entre el estímulo de Biden, debatido, votado por las dos cámaras, promulgado en ley, con cheques por correo, y nuestro estímulo fiscal masivo aquí en Europa es que hay un poco de retraso entre los dos», dijo Lagarde. «El (paquete de gastos) de la UE de próxima generación es de vital importancia para ayudar a estimular las economías europeas desde el punto de vista fiscal», dijo. 

Temores inflacionarios

El presidente estadounidense, Joe Biden, logró que el Congreso de su país aprobara un paquete de $1.9 billones para paliar el impacto de la covid-19. /Archivo Teleprensa

Pero la escala del paquete de estímulo estadounidense, que se suma a dos medidas de gasto masivo anteriores, está siendo cuestionada por algunos que temen que la medida sobrecaliente la economía estadounidense y están haciendo sonar las alarmas sobre el riesgo inflacionario. 

«Los hogares ya están sentados en un estimado de $1.6 billones de ahorros en exceso, debido a una combinación de generosidad estatal, un repunte más fuerte de lo esperado el verano pasado y la falta de voluntad o incapacidad de los consumidores para gastar en las actividades que normalmente querrían hacer en el pasado. A medida que se alivian las restricciones, las oportunidades para que la demanda reprimida se vuelva loca son enormes, aunque muy inciertas «, según Ryan Bourne, autor de «Economía en un Virus» y economista del Cato Institute, una organización de investigación libertaria con sede en Washington DC.

Jeremy Warner, columnista de negocios del diario británico The Daily Telegraph de Londres, cuestionó la magnitud del paquete de estímulo. «Además de los dos paquetes de estímulo anteriores, ninguno de los cuales se ha utilizado por completo, es una enorme suma de dinero, casi tres veces más grande que el estímulo que (el expresidente de Estados Unidos) Barack Obama persuadió al Congreso para que promulgara después de la crisis financiera, lo que plantea la cuestión de si la economía estadounidense realmente necesita una inyección adicional tan poderosa». 

Algunos economistas progresistas estadounidenses también han cuestionado el paquete de Biden, incluido Larry Summers, exsecretario del Tesoro del expresidente estadounidense Bill Clinton y antiguo asesor del expresidente Barack Obama, que teme que el estímulo pueda causar «presiones inflacionarias de un tipo que no hemos visto en una generación, con consecuencias para el valor del dólar y la estabilidad financiera «.

Contrarrestando las preocupaciones, los funcionarios de Biden dicen que su mayor temor al diseñar el paquete no era tanto pasarse como quedarse cortos. Argumentan que la respuesta de Washington al colapso financiero de 2008 fue inadecuada y no querían repetir ese error, de ahí la escala del estímulo. Sostienen que el estímulo ayudará a Estados Unidos a evitar quedarse estancado en la dinámica económica de bajo crecimiento en la que han estado atrapados Europa y Japón desde la crisis financiera.   

La Reserva Federal de Estados Unidos también ha descartado los temores de una inflación galopante como fuera de lugar, diciendo que estará alerta y que tiene la intención de mantener bajas las tasas de interés para amortiguar cualquier inflación que surja. Si bien el presidente de la Fed, Jerome Powell, concede que el mayor riesgo es un aumento temporal de los precios.

*Fotografía cortesía del Banco Central Europeo.

Related posts

Vicepresidenta Harris anunciará «Llamado a la acción» para atacar causas de inmigración irregular

Redacción Teleprensa

Estudio revela que niños indígenas son explotados en tortillerías de Guatemala

Mario Rogel

Lanzan detector de distanciamiento social para el combate del Coronavirus

Tatiana Iraheta