Teleprensa
Nacionales Política

Bukele vetará parcialmente el presupuesto 2021

En la madrugada del 24 de diciembre, la Asamblea Legislativa aprobó el presupuesto de la nación para 2021, pero modificó las asignaciones de diferentes instituciones y aplicó recortes.

Los diputados añadieron el 10 % de los ingresos corrientes netos que la ley exige para el Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios de El Salvador (Fodes) y asignó $285 millones para asociaciones, instituciones contraloras y de socorro, obras de mitigación y reparaciones de cárcavas.

Junto al presupuesto, los parlamentarios – a petición del Gobierno – reorientaron préstamos de la pandemia de covid-19 para dirigirlos al gasto desfinanciado. De dichas aprobaciones resultaron un total de 11 decretos, interrelacionados para darle vida al proyecto de financiamiento del próximo año.

No obstante, el presidente Nayib Bukele no aceptó que la Asamblea le hiciera cambios a su proyecto de presupuesto y el 27 de diciembre anunció que sancionará algunos de los decretos y vetará otros, sin especificar cuáles. Luego detalló que no sancionará los relacionados con el Fodes y con el recorte a la inversión pública.

“El presidente sancionará algunos de los decretos y vetará otros. De esa manera se mantienen los beneficios logrados pero no se permite que los diputados se salgan con la suya y saqueen nuestro país”, dice un video publicado en las redes sociales del mandatario.

Según Bukele, se mantendrá la mayoría de asignaciones contempladas en el presupuesto, como el aumento para docentes, salud, policías y soldados; las computadoras para niños y jóvenes del sistema público de Educación; el aumento de la pensión mínima, el presupuesto para veteranos y las inversiones en salud y educación. 

Lo que no se mantendrá será “la reducción en inversión pública y en equipo para el Plan Control Territorial y la transferencia de todo ese dinero para los alcaldes y las oenegés afines a los diputados”.

De acuerdo con el presidente del congreso, Mario Ponce, el veto de los decretos que corresponden a algunos financiamientos pondrían en jaque al mismo Ejecutivo. “Si él viene (Nayib Bukele) y dice ‘voy a vetar estos decretos’, él tiene que decir de dónde va a salir el financiamiento para el resto del plan de gastos”, dijo.

Para recuperar los fondos de estas áreas, el mandatario le apuesta a que la nueva Asamblea – que espera se pliegue a sus intereses – apruebe los recursos que vetará. “Para recuperar esa inversión pública (obras) y equipamiento para el Plan Control Territorial, tendremos que esperar a que entre la nueva Asamblea a corregir la plana. Y para que no se detengan las obras, invertiremos lo que nos destinaron para el año, en cuatro meses”, dijo Bukele en su cuenta de Twitter.

El ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez, respaldó las palabras del mandatario. En una entrevista con la radio Sonora FM, dijo este lunes que el presupuesto destinado a inversión pública para 2021 se invertirá en cuatro meses. “Nosotros vamos a utilizar el presupuesto de todo el año, como dijo el presidente, lo vamos a ocupar en cuatro meses. Entonces, con esos recursos no vamos a parar las obras”, aseguró. Sin embargo, ni el presidente ni el ministro han explicado cómo obtendrán los recursos de un año en 12 meses, puesto que el financiamiento del presupuesto depende de lo que ingrese cada mes en recaudación tributaria.

Ponce advirtió que la idea del Ejecutivo no es viable. “Creo que están haciendo las cuentas galanas, como decimos en buen salvadoreño, la realidad va a ser otra”, dijo.

En el video publicado por el mandatario también se asegura que dentro de los decretos aprobados por el Legislativo están los fondos para cubrir los gastos de Fomilenio II. “Ni siquiera se dieron cuenta que nos aprobaron los fondos para Fomilenio II y con mayoría calificada”, dice el video.

Pero Ponce aclaró que los diputados no han hecho tal maniobra, porque los fondos se obtuvieron en días pasados de una reorientación de deuda, pero que el Gobierno se ha negado a aplicar aduciendo que esos recursos no están disponibles. “La última palabra la tiene la Sala de lo Constitucional”, dijo el diputado, refiriéndose a la controversia constitucional que ha promovido el mismo Bukele en contra del decreto legislativo que avaló la mencionada reorientación.

Los diputados tomaron $354 millones que no habían sido asignados al presupuesto y que inicialmente eran para pagar proveedores. Este dinero proviene de una emisión de deuda de $1,000 millones. La Asamblea distribuyó los fondos otorgando $288 millones para cumplir con el Fodes, $55 millones para Fomilenio y $16 millones para veteranos.

Related posts

ANSP gradúa a 28 nuevos comisionados

Nora Moreno

Asociación Cafetalera pide más fuentes de financiamiento

Nora Moreno

Sala declara inconstitucional el decreto ejecutivo de la reapertura económica

Redacción Teleprensa