Teleprensa
CORONAVIRUS EN EL SALVADOR Nacionales Política

Senador EE.UU. emplaza a Trump por su silencio ante deterioro institucional en El Salvador

El senador estadounidense Robert «Bob» Menéndez, miembro de alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de ese país, emplazó a la administración de Donald Trump para que responda por su silencio ante “el debilitamiento de la gobernabilidad democrática en El Salvador” durante el Gobierno de Nayib Bukele.

Menéndez, representante de Nueva Jersey, publicó en el sitio web del Comité de Relaciones Exteriores la carta que envió el 3 de diciembre al secretario de Estado, Mike Pompeo, donde le expresó su “preocupación por la falta de respuesta de la administración Trump a los continuos desafíos al estado de derecho en El Salvador” y le da 15 días para responder una serie de preguntas sobre la falta de reacción ante la situación del país.

El demócrata señaló que los salvadoreños han presenciado “hechos alarmantes” durante 2020, desde  la “preocupante información” en torno a la respuesta del Gobierno salvadoreño a la pandemia de covid-19, hasta los “inquietantes detalles” de un “pacto dudoso” entre la administración de Nayib Bukele y la pandilla MS-13, haciendo referencia con esto último a la investigación del periódico digital El Faro, donde se revela una negociación de privilegios a cambio de favores electorales de cara a los comicios de 2021. 

“Sin embargo, desde que el presidente Bukele utilizó personal militar armado para ocupar la Asamblea Legislativa salvadoreña en febrero, la administración Trump ha permanecido irresponsablemente silenciosa frente al debilitamiento de la gobernabilidad democrática en El Salvador”, recriminó Menéndez en su misiva.

El senador recordó que la Fiscalía General de la República (FGR) investiga posible corrupción en las compras públicas para atender la covid-19 y señaló que “la prevalencia de una mala gestión de contratos relacionados con la respuesta del Gobierno de Bukele a la covid-19 no solo niega al sistema de salud salvadoreño el acceso a insumos médicos apropiados y equipo necesario para afrontar la pandemia, también socava la confianza de los donantes internacionales que buscan apoyar a los salvadoreños durante esta crisis global de salud”.

Estas investigaciones, continuó Menéndez, surgen dos meses después de que se publicara la investigación de El Faro sobre una negociación entre el Gobierno y la MS-13 para reducir los homicidios y garantizar apoyo electoral “para el partido del presidente Bukele, Nuevas Ideas” en los comicios legislativos de 2021. 

“Como usted sabe – le dijo el senador a Pompeo – la MS-13 es una de las pandillas más violentas en la historia de El Salvador y es en gran parte responsable de la violencia que ha obligado a cientos de miles de salvadoreños a huir de su país”. Menéndez reconoció que los anteriores Gobiernos salvadoreños han negociado con pandillas, pero consideró “alarmante que la administración Bukele parece que ha utilizado estas pláticas para avanzar en las ambiciones del partido político del presidente”.

Además, el senador expresó su preocupación porque el presidente salvadoreño respondió a los reportes sobre estas negociaciones con amenazas directas en contra de El Faro. “Los esfuerzos del Gobierno de Bukele por intimidar a los medios de comunicación y socavar la libertad de prensa representan un serio desafío para la gobernabilidad democrática de El Salvador”, dijo.

Menéndez señaló que, ante estos hechos, el gobierno estadounidense optó por el silencio o por el “continuo elogio” hacia el presidente Bukele. “Tal enfoque difícilmente parece promover los intereses de seguridad nacional de los Estados Unidos o los principios democráticos que sirven como base de nuestra política exterior”, señaló el senador y por eso en la carta incluyó una serie de preguntas para Pompeo, quien tiene hasta el 15 de diciembre para responderlas.

«¿Por qué el Departamento de Estado y el embajador de Estados Unidos, Ronald Johnson, han guardado silencio sobre los crecientes desafíos a la democracia y el estado de derecho en El Salvador, y más específicamente, el pacto del gobierno de Bukele con la MS-13?», es una de las preguntas enviadas a Pompeo.

“Dados los eventos en curso en El Salvador, es hora de que Estados Unidos vuelva a calibrar su enfoque y priorice las políticas diseñadas para reforzar el estado de derecho”, concluyó el senador, al tiempo que advirtió a la la administración Trump que “el silencio ya no es una opción aceptable” y le pidió a apoyar al fiscal general, Raúl Melara, a la sociedad civil y medios independientes, a quienes llamó “controles esenciales sobre el poder del gobierno en cualquier democracia vibrante”.

El cuarto llamado de atención desde los pasillos de Washington

La carta de Menéndez es el cuarto pronunciamiento que sale de los pasillos de Washington sobre la situación del estado de derecho en El Salvador. El 29 de abril, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes envió una carta al presidente Bukele donde le solicitó no utilizar la pandemia de covid-19 como una excusa para socavar la democracia salvadoreña.

Esa misiva fue firmada por los demócratas Eliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores, y Albio Sires, presidente del Subcomité del Hemisferio Occidental, Seguridad Civil y Comercio. Ambos expresaron en ese momento su preocupación por la negativa del presidente Bukele a acatar fallos de la Sala de lo Constitucional. En esas sentencias se le ordenó al Ejecutivo dejar de detener a personas por presuntamente violar la cuarentena obligatoria, mientras la Asamblea Legislativa no aprobaba una ley que les facultara para implementar una medida de este tipo. También se pronunciaron por el endurecimiento de las medidas en las cárceles.

En septiembre, Bukele recibió dos cartas en un lapso de 13 días. El 10 de septiembre, un grupo de 12 congresistas demócratas – entre ellos Engel – le advirtió al presidente que la comunidad internacional “sigue de cerca los ataques a la prensa” que se han suscitado desde que asumió las riendas del Órgano Ejecutivo, el 1 de junio de 2019. Los congresistas expresaron su preocupación por los ataques hacia la prensa independiente y citaron los ataques que recibió El Faro por su investigación sobre la negociación con las pandillas, así como contra otros medios como GatoEncerrado. Cuestionado sobre esta carta, el presidente Bukele dijo a periodistas que los congresistas demócratas que enviaron la carta era solo un grupo reducido que «no leen lo que firman».

El 24 de septiembre llegó el llamado de atención de los republicanos. “Estamos preocupados por lo que parece ser un alejamiento lento pero seguro del estado de derecho y las normas de la democracia que nuestro hemisferio ha luchado tan arduamente por preservar”, afirmaron seis congresistas, en una carta enviada al mandatario salvadoreño el 23 de septiembre. También se refirieron a la presunta negociación con la MS-13 y los ataques hacia la prensa.

«Nuestro compromiso con la libertad y las instituciones democráticas en las Américas es inquebrantable y es por eso que nos oponemos con fuerza a las dictaduras en Cuba, Nicaragua y Venezuela», señalaron en la misiva. «Por décadas, El Salvador ha sido miembro de la comunidad de naciones libres y democráticas en nuestro hemisferio. Es nuestra sincera esperanza que esta importante tradición continúe por el bien de los estadounidenses, salvadoreños y los países vecinos de la región».

*Fotografía tomada de la cuenta de Flickr de Robert Menéndez

Related posts

Centros Penales impulsan Plan Cero Ocio apoyando la educación superior a distancia

Redacción Teleprensa

Huracán Eta provocará temporal en El Salvador a partir del miércoles

Mario Rogel

Salud reporta incremento de casos de Covid-19 debido a las variantes del virus

Mario Rogel