Teleprensa
CORONAVIRUS EN EL SALVADOR Economía Nacionales

El Salvador recupera sus remesas al ritmo del empleo en Estados Unidos

Después de registrar caídas de hasta el 40 % a principios de este año, el ingreso de remesas familiares volvió a terreno positivo con la reapertura de la economía de Estados Unidos y el descenso del desempleo en ese país.

Según estadísticas del Banco Central de Reserva (BCR), El Salvador recibió $559.3 millones en remesas solo durante agosto, un aumento del 18.72 % respecto al monto registrado hace un año. Este fue el tercer mes de cifras positivas, después de un histórico desplome ocasionado por el impacto económico del coronavirus.

Esta recuperación se atribuye al comportamiento del mercado laboral en Estados Unidos, donde vive la mayor parte de la diáspora salvadoreña y que además es responsable del 90 % de los flujos de remesas. Datos del Pew Research Center indican que en ese país residen unos 2.3 millones de hispanos de origen salvadoreño y el BCR estima que 1.1 millones envían dinero a El Salvador.

Las caídas más importantes en los envíos de dinero ocurrieron en los meses donde hubo más desempleo en Estados Unidos. Abril fue el más crítico para ambas variables, porque la tasa de desempleo llegó a niveles no vistos desde la recesión de 1929 y se ubicó en 14.7 %. Pero para los latinos fue aun peor – como ha sido desde antes de la crisis del coronavirus -, ya que la tasa de desempleo hispano llegó a 18.9 %. En ese mismo mes, El Salvador vio cómo uno de los flujos más importantes para su economía se contrajo en 40.02 %.

A medida que Estados Unidos comenzó a levantar las restricciones y reabrir su actividad económica, la tasa de desempleo se redujo. En esa misma medida, las remesas familiares comenzaron a recuperar los números positivos. Las remesas de junio crecieron 9.77 % respecto al mismo mes del año anterior, en julio aumentaron 14.1 % y en agosto, el dato más reciente divulgado por el BCR, el crecimiento fue de 18.72 %.

El economista Óscar Cabrera, presidente de la Fundación para el Desarrollo de Centroamérica (Fudecen), explicó que los salvadoreños en Estados Unidos tienden a desempeñarse en sectores de baja productividad, pero la pandemia incrementó la demanda de mano de obra en algunos rubros. “Una de las características del empleo salvadoreño e hispano es la flexibilidad. Tienen que ir adaptando sus capacidades a los sectores que van quedando libres, porque es así como funciona el mercado laboral”, indicó.

Citando las encuestas de remitentes de remesas realizadas por el Banco Central, Cabrera señaló que el 80 % de quienes envían dinero a sus familias en El Salvador se desempeñan en el sector servicios. Por ejemplo, el 11 % trabaja en limpieza y el 4.1 % en salud y cuidado de personas, rubros relacionados con la pandemia de coronavirus.

“Este sector (salud y cuido de personas) ha sido muy importante y también el sector de la limpieza. A eso se atribuye el cambio de tendencia que vimos desde marzo hasta mayo y por qué hemos visto una recuperación del flujo de remesas de los salvadoreños”, dijo a Teleprensa. 

La recuperación de las remesas no revertirá la recesión

Pese al comportamiento alentador de los últimos tres meses, ni el desempleo en Estados Unidos ni las remesas han recuperado los niveles anteriores a la pandemia. En agosto, la tasa de desempleo global se ubicó en 8.4 %, frente al 3.6 % que se registró en enero. El desempleo hispano llegó a 10.5 %, en comparación con el 4.3 % de principios de año.

Mientras tanto, el acumulado de remesas hasta agosto sumó $3.635.6 millones, 1.7 % menos que en los primeros ocho meses de 2019, indicó el Banco Central en un reporte publicado el 14 de septiembre. 

Cabrera destacó que la caída en las remesas ha sido más pronunciada que la sufrida durante la crisis financiera internacional, en 2009. En aquel momento, la mayor reducción se dio en julio, cuando se reportó un -16.2 %, en comparación con el -40 % registrado en abril de este año. Esto se debe a que la recesión provocada por la covid-19, a diferencia de lo ocurrido en 2009, redujo tanto la oferta como la demanda de productos y servicios, debido a los confinamientos aplicados en casi todas las economías del mundo.

Si la tendencia se mantiene, las remesas podrían cerrar el año con un crecimiento en torno al 2 %, estimó el presidente de Fudecen, pero esto no sería suficiente para atenuar la caída en la actividad económica. Si bien las remesas representan cerca del 21 % del Producto Interno Bruto (PIB, la suma de la producción de bienes y servicios dentro del territorio nacional), las exportaciones y la inversión extranjera directa reportan fuertes caídas, así como la actividad económica, añadió.

Fudecen estima que la economía habría caído 13.7 % en el segundo trimestre, mientras en el tercero y cuarto se registraría un descenso del 9.4 y 5.9 %, respectivamente. El PIB nacional concluiría el año con un -7.2 %. “Puede ser que las remesas ayuden a apuntalar los ingresos de los hogares salvadoreños. Eso es algo que yo creo que es positivo. Pero que atenúe la caída de la actividad económica, pues no lo aseguraría”, indicó.

Related posts

Ministerio de Salud realizó entrega de botiquines para el Cuerpo de Bomberos

Nora Moreno

Hugo Moreno: «Hay que creer en la educación virtual y repensar la forma en la que estamos educando»

Nora Moreno

Mario Huezo condenado a 50 años de cárcel por asesinato de periodista Karla Turcios

Nora Moreno