Teleprensa
Economía Nacionales

El Gobierno se endeuda con otros $645.8 millones

El Gobierno salvadoreño cerró el 21 de septiembre con una nueva deuda de $645.8 millones en Certificados del Tesoro (Cetes), confirmó la Asociación Salvadoreña de Intermediarios Bursátiles (Asib).

El Ministerio de Hacienda no ha informado en qué utilizará los fondos. En el acuerdo ministerial número 799, donde autoriza la colocación de los Cetes, solo explica que forman parte de la deuda de $1,000 millones en bonos que la Asamblea Legislativa autorizó en mayo, en el decreto 640, para financiar un fideicomiso de apoyo a empresas afectadas por la covid-19 y para cubrir gastos desfinanciados en el presupuesto de 2020.

Según el acuerdo ministerial 799, los Cetes funcionarán como un crédito puente que se pagará cuando se obtengan los recursos a través de bonos. A estos certificados y a las Letras del Tesoro Público (Letes) se les conoce como «la tarjeta de crédito» del Gobierno, porque tienen un plazo de vencimiento corto y la ley impone un límite para endeudarse con ellos.

Pese a que se vencerán dentro de 360 días, los Cetes pagarán una tasa de interés del 7.5 %, apenas 2 puntos porcentuales por debajo del 9.5 % que el país está pagando por los $1,000 millones en bonos colocados en julio, para un plazo de 32 años.

«Esa tasa de 7.5 % es altísima, tomando en cuenta que es deuda de corto plazo y que ya las condiciones de los mercados han cambiado», dijo a Teleprensa Ricardo Castaneda, economista investigador del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi). «El Ejecutivo tiene que explicar por qué emitir un monto tan alto con esa tasa, cuyo costo en el presupuesto del próximo año es muy grande», afirmó.

Castaneda destacó que esta colocación estaba prevista para el 18 de septiembre, pero se canceló sin que hasta ahora Hacienda explique las razones. En esa convocatoria fallida, el Gobierno ofreció pagar 6.5 %, es decir, un punto porcentual menos de lo que ha terminado contratando. «Esto revela que los inversionistas siguen viendo mucho riesgo y que por lo tanto el Ejecutivo tiene que ofrecer una tasa alta para que sea atractiva la colocación», indicó el analista.

Más presión para las finanzas públicas

La colocación de Cetes aumentará la presión en las arcas públicas. Datos del Banco Central de Reserva (BCR), revelados a una comisión especial de la Asamblea, indican que entre enero y el 31 de agosto pasado, el Gobierno recibió y gastó $1,595 millones en Letes y Cetes. Un día después de entregar esta información a los diputados, el ahora expresidente del BCR, Nicolás Martínez, renunció de su cargo.

Rommel Rodríguez, economista investigador de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), explicó que un primer crédito puente, contratado en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus, logró pagarse con la ya mencionada emisión de $1,000 millones en bonos. «La pregunta será con qué recursos se pagará este segundo crédito puente», indicó a Teleprensa.

Rodríguez subrayó que, al menos hasta julio, las Letes estaban por llegar al techo que permite la ley para esta deuda, que es 30 % de los ingresos corrientes. «La nueva emisión de Cetes si bien viene a atender las apremiantes necesidades de liquidez del Gobierno (…), viene a aumentar con fuerza la deuda de corto plazo, que ya se miraba con un margen reducido porque las Letes están cercanas a su techo establecido en el presupuesto”, indicó.

El Icefi advierte que El Salvador se avecina a un escenario donde se reducirá aun más el espacio presupuestario para el gasto social o la inversión, ante el incremento en el pago de intereses y amortizaciones de la deuda. También podría hundirse más en el círculo vicioso de contratar deuda para pagar deuda. Hasta la fecha, la Asamblea ha autorizado al Ejecutivo buscar un endeudamiento de $3,645 millones. Dependiendo de los instrumentos que utilizará Hacienda para conseguir esos recursos – préstamos con multilaterales o títulos valores -, así será el impacto que sufrirá el servicio de la deuda, indicó Castaneda. «En el caso que se haga a través de bonos, el próximo año (el servicio de la deuda) fácilmente podría ascender a unos $250 millones solo de intereses», dijo.

Según el sitio gubernamental Transparencia Fiscal, hasta julio el Sector Público No Financiero (Gobierno Central y las empresas públicas que no forman parte del sector financiero) acumuló $20,851.2 millones en deuda, incluyendo las pensiones. Esto representó el 83.1 % del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, de cada $100 producidos por la economía nacional, $83 ya estaban comprometidos en deuda pública.

Related posts

Alcaldía de San Salvador realiza jornada de desinfección en La Cima 1

Nora Moreno

Habitantes de San Martín protestan por falta de agua

Nora Moreno

UE apoya con €22.1 millones políticas sociales y de seguridad del GOES

Redacción Teleprensa