Teleprensa
Nacionales

Sepultan los restos del padre Ricardo Cortez

Texto y fotografía: Margarita González

Entre cánticos y plegarias, familiares y decenas de residentes del Cantón Los Planes, en San Francisco Chinameca, y lugares aledaños se congregaron este domingo para despedir al padre Ricardo Cortez, asesinado el 6 de agosto pasado. 

Los restos del sacerdote fueron sepultados en la capilla del cantón donde nació y creció. Los que hoy lloran la pérdida del Padre Cortez coinciden en que entregó su vida al servicio de la comunidad y aunque confían en una justicia divina, piden a las autoridades esclarecer el caso.

“Ojalá que no quede impune. Tenemos ya un par de asesinatos (de sacerdotes) también impunes y ojalá que esto no se nos convierta en algo de cada día”, dijo Jaime Romero, párroco de la Iglesia San Juan Bautista, de Olocuilta. 

“Le pedimos al Gobierno ya las autoridades competentes que trabajen en esta situación, que arrebata los buenos sentimientos espirituales de los hombres que trabajan para la fe católica”, señaló Francisco Rojas, un feligrés que conoció al padre Cortez desde que inició su sacerdocio, hace 16 años.

Las autoridades confirmaron el viernes el homicidio del padre Cortez, de 45 años de edad. Su cuerpo fue encontrado al lado de un pick- up doble cabina, propiedad de la Diócesis de Zacatecoluca, en el kilómetro 80 de la Carretera del Litoral, a la altura del cantón Santa Cruz Porrillos, del municipio de Tecoluca, en el departamento de San Vicente.

Según la información preliminar de la Fiscalía General de la República (FGR), el sacerdote fue asesinado con arma de fuego. Su cuerpo presentaba impactos de bala y en la escena también se encontraron casquillos.

Cortez era rector del Seminario San Óscar Arnulfo Romero, sección filosofía.

Related posts

Diversas protestas en Soyapango por falta de agua causan caos vehicular

Nora Moreno

Sindicalistas entregan escrito a Tribunal de Servicio Civil para que no se apoye Ley de Servicio Público

Nora Moreno

Alex Sorto: “36 millones de dólares fue la última cifra que contabilizamos en pago de extorsiones»

Nora Moreno