Teleprensa
Economía Nacionales

Confrontación desde el Ejecutivo puede obstaculizar contratación de deuda pública, advierten economistas

Por César Méndez Madrid

Las desavenencias entre el Presidente de la República, Nayib Bukele, y diferentes sectores políticos, económicos, sociales y académicos son un caldo de cultivo para socavar aun más la economía salvadoreña, afectada desde ya por la COVID-19, aseguraron analistas consultados por teleprensa.sv.

Esta semana, todos los representantes de la sociedad civil renunciaron al comité de emergencia creado por la Asamblea Legislativa para que, junto con una contraparte del Ejecutivo, vigilara la ejecución de un fondo de $2,000 millones para atender la pandemia. Estas entidades explicaron que la falta de transparencia y de planes para ejecutar esos fondos, denuncias de violaciones a derechos humanos y el desacato del Gobierno a fallos de la Sala de lo Constitucional motivaron su salida.

Bukele y otros de sus funcionarios respondieron asegurando que los representantes de estas instituciones renunciaron del comité porque no querían presentar declaraciones patrimoniales, una aseveración que negaron dichas entidades. Además, el mandatario anunció que desconocía a Javier Simán, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), como representante de este sector. La gremial es una de las que renunció al comité.          

Ricardo Castaneda, investigador del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) señala que El Salvador se encuentra ahora con “las condiciones para la tormenta perfecta”. El analista advierte que la confrontación no favorece la imagen del país ante la opinión internacional y, de persistir, se podría traducir en “algo inédito para el país”, ya que los mercados internacionales podrían negarse a adquirir deuda pública salvadoreña por la inestabilidad. 

Esto complicaría más a las delicadas finanzas públicas del país y también el combate contra la pandemia de COVID-19, pues el Gobierno aún está gestionando $3,000 millones en deuda pública.

En la misma línea, el economista Luis Membreño, de la firma consultora Luis Membreño Consulting, llama a Bukele a aceptar la crítica y buscar a través de consensos las soluciones para la crisis que atraviesa el país. Desconocer a quienes piensan distinto o sus críticos “genera más incertidumbre, y las posibilidades que exista más inversión y una recuperación económica se dificulta más”, añade.

“El perfil de riesgo de El Salvador ha venido aumentando tanto por la falta de plan, como por los niveles de endeudamiento, así como por los comentarios del presidente (Bukele) de no respetar las resoluciones de la Sala de lo Constitucional. Si a esto le sumamos los conflictos que está generando tanto con el sector privado como con otros organismos sociales, afecta; porque la gobernabilidad democrática es uno de los factores que toman en cuenta los inversionistas”, concluye Castaneda.

Esta semana, el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, también llamó dejar de lado los conflictos y garantizar la estabilidad de las finanzas públicas. 

Fotografía/cuidatudinero.com

Related posts

Manipulación de información respecto a las epidemias en la gestión pasada dice Colegio Médico

Redacción Teleprensa

EE.UU. condena la reelección presidencial inmediata avalada por la CSJ

Mario Rogel

El Salvador apuesta a la inversión pública para frenar la migración

André Sandoval