Hoy se cumplen 30 años de la caída del Muro de Berlín

El 9 de noviembre de 1989, Alemania del Este anunció el paso libre para sus ciudadanos a través de los puestos de control fronterizos. El anuncio significó la caída del Muro de Berlín, el símbolo más representativo de la Guerra Fría.

El muro de la vergüenza, como se le conocía en gran parte de Occidente, o de protección antifascista, como lo llamaba el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) fue posiblemente el símbolo más conocido de la división del país, que luego de su reunificación se ha convertido en el motor económico europeo.

Tras la II Guerra Mundial, Alemania y su capital, Berlín, quedaron divididas en cuatro zonas controladas cada una por una de las potencias ganadoras de la contienda: la URSS, Reino Unido, Francia y Estados Unidos.

Pero hoy, exactamente 30 años después de su caída, el impacto económico y social dejado por la división del país se subestima por completo.

Y muchos alemanes sienten todavía la presencia de un muro invisible que según ellos, aún divide al país.

Desde la reunificación del país, cerca de 3.700.000 alemanes han abandonado el Este; unos con el fin de reencontrarse con sus familiares, pero la mayoría lo ha hecho buscando las oportunidades profesionales, económicas y sociales que ofrecen las grandes metrópolis ubicadas en la antigua Alemania Occidental. Esta cifra representa casi una cuarta parte de la población de la antigua República Democrática Alemana.

Fuente: BBC Mundo


No hay comentarios! Sé el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.